Hepatitis fulminante

Hepatitis fulminante

¿Qué es la hepatitis fulminante?

La hepatitis fulminante (o fallo hepático fulminante) es la enfermedad hepática aguda que se produce de forma súbita. Obliga a una intervención médica de emergencia, generalmente un trasplante hepático. Se llama fulminante dado su rápido avance: sin tratamiento no permite seguir viviendo más allá de dos semanas, a pesar de que pueden ser sólo unas horas.

La hepatitis fulminante es una enfermedad poco frecuente. En España se producen 1,4 casos por millón de personas cada año, según cientificos del CiberEHD.

Lo que se produce en el hígado bajo esta condición es una necrosis masiva (muerte de células). Debemos tener en cuenta que el hígado realiza más de 500 funciones vitales, relacionadas con la alimentación, la producción de hormonas, la síntesis de proteínas y las defensas del cuerpo. Para poder hacerlas necesita encontrarse en buen estado.

Además el hígado es un órgano cuyas funciones son insustituíbles: así como una persona con un fallo renal puede someterse a diálisis, o existen marcapasos para regular el ritmo cardíaco que no funciona de forma natural, el hígado sólo puede ser remplazado por otro hígado. De aquí que el trasplante sea el tratamiento de elección para la hepatitis fulminante.

Causas de la hepatitis fulminante

En la mayoría de las ocasiones la causa es desconocida. Pero de las causas que se conocen las más comunes son las siguientes:

Oronja verde hepatitis fulminante - ONAH
Oronja verde (Amanita Phalloides)
  • Virus o infecciones. En casos raros los virus de Hepatitis A, B, o D pueden provocar esta reacción. También virus de otras enfermedades, como el Epstein-Barr (de la mononucleosis infecciosa) o el de la varicela.
  • Medicamentos: antiinflamatorios, antibióticos, antituberculosos y algunos anestésicos. Los daños en estos casos suelen producirse en casos excepcionales, o cuando toman en exceso. Habitualmente el beneficio que se obtiene de ellos supera con creces sus riesgos. El médico le explicará cómo tomarlos y si existe alguna causa que contraindique su uso.
  • Productos tóxicos: Existe una seta llamada oronja verde (amanita phalloides en su denominación en latín) que se encuentra en nuestro país. Es una de las setas más tóxicas que existen, y una causa de hepatitis fulminante. También puede hacerlo algunos disolventes industriales.
  • Otras causas, como Isquemia (falta de riego sanguíneo), golpe de calor, procesos autoinmunes…

¿Cuáles son los síntomas de la hepatitis fulminante?

Sus síntomas más destacados aparecen en ausencia de enfermedad hepática previa o, si la hay, no guarda relación con la hepatitis fulminante. Esto la convierte en una situación muy difícil de prevenir. Estos son los síntomas más destacados, aunque los principales son los dos primeros:

  • Ictericia: (coloración amarillenta de la piel y la parte blanca de los ojos por una mala eliminación de la bilirrubina).
  • Encefalopatía hepática: (un trastorno psiquiátrico que cursa con alteraciones del pensamiento, del sueño y de la conducta).
  • Ascitis: (acumulación de líquido en el vientre).
  • Manifestaciones extrahepáticas (fuera del hígado) como edema cerebral, que es una acumulación de agua en el cerebro. También pueden presentarse hemorragias. Otra manifestación es la insuficiencia renal: una incapacidad de los riñones de filtrar la sangre y eliminar las impurezas.

Tratamiento de la hepatitis fulminante

El tratamiento se orienta a eliminar las causas que la han provocado. Existen tratamiento específicos según la causa que haya provocado la hepatitis fulminante. A modo de ejemplo, si la causa es una intoxicación por setas se puede administrar carbón activado o penicilina.

Trasplante hepático por hepatitis fulminante - ONAHAdemás de controlar los signos y síntomas, si el estado de salud es grave el tratamiento de elección es el trasplante hepático urgente. Éste procedimiento consiste en una intervención quirúrgica por la que se sustituye el hígado dañado por un hígado sano o una porción de éste procedente de un donante.

A menudo la esperanza de vida en estas situaciones es de unas horas o muy pocos días. Dada la urgencia que supone la hepatitis fulminante el paciente entra directamente en las primeras posiciones de la lista de espera.

¿Se puede prevenir?

La mejor forma de prevención es evitar todas las causas de hepatitis. Ya hemos dicho que una característica de la hepatitis fulminante es la ausencia de enfermedad del hígado previas, pero las mismas causas de estas enfermedades son las que pueden explicar la hepatitus fulminante. Por lo tanto se puede prevenir vacunándose contra la Hepatitis A y la Hepatitis B, moderando el consumo de alcohol, no comiendo setas venenosas, evitando la exposición a sustancias tóxicas, etc.

Las únicas causas de enfermedad hepática que no se han descrito también como causa de hepatitis fulminante son los virus de Hepatitis C y de Hepatitis E.

Se espera que en el futuro podamos contar con procedimientos de sustitución de las funciones hepáticas: teconologías que ayuden a sustituir las tareas que el hígado no pueda realizar. Así aumentará el margen de tiempo para encontrar un donante de hígado una vez se haya diagnosticado la patología.

25 comentarios en “Hepatitis fulminante

  1. Lamentablemente un pequeño de 11 años tiene este padecimiento y lleva 5 días con el diagnóstico, si alguien conoce o sabe de una donación por favor contactar al “Hospital para el Niño”. Esta ubicado en Toluca, capital de la Ciudad de México.
    El nombre del niño es Emmanuel Romero Guerrero.

  2. Acabo de perder una sobrina de solo 9 años q padeció una hepatitis fulminante.. No sé cuales fueron las causa q la enfermo pero solo estuvo internada una semana a la espera de un trasplante de hígado..

    • Hola Carina,

      lamentamos muchísimo leer esto. Sabemos que nada de lo que podamos decir ahora servirá para aliviar su pena. Desgraciadamente el plazo para curar a una persona con hepatitis fulminante es muy breve y, si no se encuentra rápidamente un donante, no se puede llegar a salvar la vida de la persona enferma. Desde ONAH trasladamos un abrazo a toda su família y amigos.

  3. Mi nombre es Fabián. He padecido hepatitis fulminante B en el año 1999. Tenía 25 años. Estuve en la lista nacional de espera. Tenía pocos días de vida. Yo necesitaba urgente un trasplante de hígado, pero estando internado en un hospital público un día caí en coma profundo,y dos días después milagrosamente me desperté mejorando mi sistema inmunológico y pude vencer al virus. A la semana siguiente me dieron el alta. Dos meses después volví a tener una vida normal. Ya tengo hígado fuerte y normal. Actualmente tengo 44 años. Estoy muy agradecido por toda mi familia y mis amigos pues durante mi internación oraron mucho por mí.

  4. Mi tía está en el hospital, tiene todos estos síntomas, vomita sangre, ojos amarillos y piel, ronchas se mira que se está inflamando; los doctores dicen que su hígado está fallando. Nose como darle apollo a mi mamá. Nose si tenga días, nose si la puedan curar. Ella estaba bien, nose como se pudo enfermar.

    • Hola Isa,

      ante todo disculpe por la gran tardanza en responder (tuvimos problemas en la web). Esperamos que su tía se recuperase. A veces el hígado falla por causas conocidas o desconocidas, y se requiere una intervención urgente. La preocupación en la familia es normal pero, lamentablemente, no siempre se puede hallar una solución. Es difícil encontrar palabras de consuelo en estos momentos. Esperamos que en su caso fuera bien y, en caso contrario, lamentamos muchísimo que hayan tenido que vivir este sufrimiento.

  5. Tengo un primo que a noche sufrio de convulsion y tiene hepatitis, espero no se agrave o no le lleguen a dar este diagnostico, que parece ser conduce al fallecimiento…

    • Hola Veronica. Muchas gracias por su comentario, y disculpe que hayamos tardado tanto en responder. Esperamos que su primo mejorara de su enfermedad. Si tenía una hepatitis previa es posible que ya estuviera haciendo un seguimiento médico, con lo cual es más fácil detectar cualquier empeoramiento. Las convulsiones son un problema distinto, y sólo en caso de agravamiento súbito de la hepatitis pueden estar relacionadas con la enfermedad hepática.

  6. Mi madre acaba de morir de esa enfermedad y fue muy doloroso ver todo ese sufrimiento aunque solo duro 36 hrs ya que fue súbita su partida ya que un medicamento daño su hígado y los drs nunca nos lo dijeron

    • Hola Julio. Ante todo muchas gracias por compartirlo en nuestro blog, y disculpe que hayamos tardado tanto en responder (tuvimos problemas en la web). Lamentamos este sufrimiento para el que, sin duda, nadie está preparado. Sobre todo cuando la enfermedad aparece de forma tan rápida. Le mandamos todo nuestro apoyo desde ONAH.

  7. estoy perpleja!!!! no puedo creer que exista esta enfermedad, que se desarrolle tan rápido y con poca
    expectativa de vida. Yo tengo actualmenteuna conocida que está internada x esta enfermedad!!!! le dijeron
    hoy que con ugencia necesita el transplante, mañana la hija va a preguntar si puede se ella!!! que horror la rapidez que pasás de estar bien a este extremo.

    • Hola Ana. Ante todo disculpe por la tardanza en responder. Esperamos que su conocida encontrara el hígado que necesitaba. Es cierto que la hepatitis fulminante sorprendre por su velocidad y por el poco plazo que deja para encontrar una solución: unas horas o unos pocos días. Esto es porque el hígado ejerce más de 500 funciones en nuestro cuerpo y es un órgano insustituíble. Aunque la investigación avanza y se van identificando sus causas, no siempre es posible de revertir. Desde las asociaciones de pacientes seguimos presionando para que se investigue más y llegar, si es posible, a evitar todos los casos en un futuro próximo.

    • Los criterios para ser donante pueden variar de un país a otro. En general se pide que tenga el mismo grupo sanguíneo y además, que la edad y el peso del donante sean parecidos a los del receptor. Si el donante está vivo también sebe tener una buena salud.

  8. ES CASI IMPOSIBLE DOMINAR LAS DEFICIENCIAS DEL HIGADO PORQUE VA AFECTANDO TODAS LAS FUNCIONES Y A LOS DEMAS ORGANOS.- SE LLENA EL HIGADO DE LIQUIDO QUE PUEDE INVADIR A OTROS ORGANOS Y ADEMAS AL EXPANDIRSE IMPIDE RESPIRAR… SE TERMINA CON UN PARO CARDIACO- LAMENTABLE EN 5 DIAS SE LLEVO A MI MARIDO..

    • Hola Patricia. Muchas gracias por compartir su experiencia con nosotros. Lamentamos no haber respondido antes. La hepatitis fulminante avanza muy deprisa y, si no se encuentra un donante compatible, puede provocar el fallecimiento en unas horas o muy pocos días. Sentimos mucho que eso ocurriera a su marido, ya que la rapidez del proceso es un problema añadido que hace que la situación se viva con desesperación. Le mandamos todo nuestro apoyo desde ONAH.

  9. Acabo de perder a mi hijo mayor tenia 31 años por hepatitis fulminante el tuvo la oportunidad de ser transplanrado pero todo se complico con el pancreas y solo duro un mes en terapia intensiva despues tuvo hemorragia interna y fallecio .y nunca supimos por que. Se enfermo.

    • Hola Mª Dolores. Muchas gracias por compartir esta experiencia con nosotros. Es muy difícil encontrar palabras que la ayuden en este momento; sin duda la pérdida de un hijo es uno de los eventos más dolorosos que puede vivir una persona. Y es imposible hacerse una idea del sufrimiento para la familia si no se ha vivido una experiencia similar. Que además no se supiera la causa de la enfermedad y que todo fuera tan rápido puede hacer que aumente la sensación de incertidumbre.

      Como psicólogo de ONAH quisiera compartir con usted un artículo que escribí hace unos meses sobre cómo afrontar la muerte de un hijo. Espero que le sea de ayuda: CÓMO AFRONTAR LA MUERTE DE UN HIJO

      Desde ONAH estamos a su disposición para ayudarla en lo que nos sea posible.

  10. Mi hermana sufrió una hepatitis A Fulminante..le dieron 24h de vida y gracias a Dios a las 8h apareció un hígado para ella. Sufrimos mucho…pero aquí está después de tres años.
    Y ya que estoy quiero agradecer una vez más a todo el personal del hospital Río Ortega de Valladolid.
    Sufro mucho cuando leo que alguien a fallecido a la espera de un órgano…por el sufrimiento de los familiares. Siempre lo digo es un trauma,y después de 3 años sigo llorando cada vez que hablo de ello…Soy donante y cuando muera quiero que donen todo lo que se pueda.
    Y ya agradecer también a los familiares de esas personas que al dejarles,con el dolor que es perder un familiar allegado,deciden dar vida a otra persona. Es de ser valiente,porque en ese momento..cuando te dicen que posiblemente tu familiar se va a ir para siempre..crees que es injusto..y el dolor se convierte muchas veces en egoísmo..Gracias a todos los donantes!! Podemos salvar vidas!!
    Gracias a todos los facultativos de HOSPITAL RÍO ORTEGA DE VALLADOLID..

    • Hola Alexandra. Muchas gracias por compartir su historia con nosotros. Nos alegramos mucho de que suhermana pudiera recibir un hígado a tiempo. Nos añadimos a las felicitaciones al personal del Río Ortega de Valladolid. Ciertamente la donación de órganos es un acto humanitario inmenso: la oportunidad de salvar vidas está al alcance de mucha gente que toma la decisión de donar. Y, como dice usted, no siempre se toma en las mejores circunstancias, ya que cuando alguien fallece, sus órganos deben obtenerse rápidamente para que no se deterioren. No todo el mundo está preparado para tomar esta decisión en determinados momentos. Afortunadament en España podemos estar orgullosos de estar en la cabeza mundial en trasplantes.

  11. Lo extrañaremos. Por siempre y el dolor de perderlo es muy grande.no hemos podido reponernos a su partida.que enfermedad tan espantosa y cruel dios quiera que algun dia se encuentre una cura.

    • Hola Mª Dolores. Realmente el dolor de la pérdida de un hijo es inmenso. El duelo es largo y duro, y poco se puede hacer para evitarlo. pero ese duelo sirve para reponerse a esta pérdida. El recuerdo será siempre doloroso, pero poco a poco la memoria va “seleccionando” los recuerdos para ayudar a vivir en la ausencia. del ser querido.

      Estamos a su disposición para lo que necesite.

      Joan Salvador Vilallonga
      Psicólogo (ONAH)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.