Viaje para tratarse la Hepatitis C

Viaje a Egipto para tratarse la Hepatitis CSegún esta noticia, un grupo de españoles ha emprendido un viaje para tratarse la Hepatitis C. Se han desplazado a Egipto, donde el tratamiento con el sofosbuvir genérico cuesta alrededor de 900 euros, en una iniciativa de una agencia española de turismo sanitario.

El turismo sanitario consiste en desplazarse a otro país para recibir un tratamiento médico. España ha sido durante muchos años receptora de esta clase de turismo: personas de otros países venían aquí a someterse a tratamientos que en sus casas quedaban fuera de la cartera de servicios del sistema sanitario, o bien tenían una larga lista de espera. Con la crisis económica se decidió poner fin al turismo sanitario en España por su sobrecoste en las arcas públicas.

El tratamiento de la Hepatitis C entró en una nueva era a finales de 2013, al empezar a llegar una nueva generación de antivirales de acción directa que cambiaban por completo el escenario de esta terapéutica:

  • Eran fármacos más eficaces: Su porcentaje de respuesta viral sostenida se situaba en el 90-100%, muy por encima del 75% conseguido con sus antecesores (el telaprevir y el boceprevir). Incluso en pacientes que habían recibido un tratamiento anteriormente sin que hubiera funcionado.
  • Eran más seguros: Su toxicidad se reducía enormemente.
  • Eran más tolerables, dada su baja frecuencia de efectos secundarios adversos.
  • Eran más simples: Abrían la puerta a combinar todos los medicamentos necesarios en una sola pastilla (llamada combo), una vez al día.
  • Eran más cortos: Quedaban atrás los tratamientos de un año, y se abría la posibilidad de hacerlos de 6 meses, e incluso sólo de 3.

Al principio sólo existía el sofosbuvir; el resto de productos (daclatasvir, ledipasvir, simeprevir, etc) estaban en fase de estudio o aprobación. El principal problema era su coste. Hicieron falta largas negociaciones entre el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y el fabricante para que su coste inicial (75.000 euros) bajara hasta los 25.000 euros. Y como esta negociación coincidó con el programa de recortes en los presupuestos públicos más agresivo de las últimas décadas, se temió que el sofosbuvir no fuera accesible para todo el mundo. El Gobierno pidió a los hospitales públicos que hicieran listas con los pacientes más graves para decidir a quién se trataba primero.

En este punto aparecieron las plataformas de presión social que se unieron a las asociaciones de pacientes de Hepatitis ya existentes para exigir que no se emplearan criterios económicos, sino los estrictamente clínicos, al decidir quién debia tratarse de Hepatitis C. Parece algo obvio, pero es que incluso los principios éticos más elementales de la medicina dicen que el criterio de gravedad en la enfermedad de un paciente es más importante que el criterio de capacidad para pagarlo.

Bien, pues la agencia de turismo sanitario que ha organizado el viaje a Egipto ha decidido invertir el orden de prioridades: el que tenga el dinero, podrá viajar a Egipto para tratarse y, el que no, tendrá que esperar. La gravedad de la enfermedad queda en segundo término.

Así que por un lado tenemos a unos pacientes que, de forma absolutamente comprensible, están dispuestos a hacer lo que haga falta -incluso hipotecar sus hogares- para resolver un problema muy grave de salud. Y por el otro lado tenemos una empresa que se apoya en la ley de la oferta y la demanda para resolver este problema aprovechándose de la desesperación de los pacientes. Iniciativas anteriores en un sentido similar ya han tenido lugar en el pasado, como contó en Interviú el Presidente de nuestra asociación, Juan Fernández.

Una de las preguntas que puede hacerse una persona antes de decidir viatjar para tratarse de la Hepatitis C es: “¿Qué pasará cuando regrese a España? ¿Me van a hacer los controles médicos?” Pues en éste sentido ya ha empezado a haber algunos problemas, porque no queda claro si éstos controles deben córrer de la cuenta del sistema sanitario Español.

Nuestro sistema público de salud es de los mejores del mundo. Podemos estar orgullosos de él por haber contribuído a su mantenimiento con nuestros impuestos durante años, y debemos defenderlo cuando alguien quiere socavarlo. Una forma de defenderlo es exigir que el tratamiento llegue a todos los que lo necesitan dentro de nuestro país, en lugar de tener que salir y pagar más de la cuenta por él.

La Hepatitis C es una enfermedad que avanza con lentitud. Pueden pasar décadas antes de que el hígado se vea gravemente afectado. Es por este criterio que se dice a los pacientes menos graves que antes de que se les desarrolle cirrosis hepática, el tratamiento ya habrá llegado a todo el mundo, y también a ellos.

Aunque comprendemos la angustia de muchas personas que temen las complicaciones de su enfermedad hepática, recomendamos permanecer en España y reclamar a nuestras autoridades sanitarias que todos los pacientes tengan acceso al tratamiento, antes que salir al extranjero. Que por eso pagamos la sanidad pública.

Deja un comentario