Hepatitis C

¿Qué es la hepatitis C?

La hepatitis C es una enfermedad infecciosa que afecta principalmente al hígado y es causada por el virus de la hepatitis C (VHC). La infección aguda es por lo general asintomática, pero la infección crónica puede producir lesión en el hígado y a la larga originar cirrosis. En algunos casos, los pacientes con cirrosis también pueden presentan insuficiencia hepática o cáncer de hígado.

¿Qué población es la que tiene mayor riesgo de padecer Hepatitis C?

Los pacientes de riesgo son aquellos que recibieron transfusiones de sangre antes de los años 90, los usuarios adictos a drogas por vía parenteral, pacientes que tengan promiscuidad sexual o pacientes que realicen prácticas de riesgo como pueden ser tatuajes, pircings, etc., en centros que no reúnan las condiciones higiénicas adecuadas.

¿Es lo mismo tener anticuerpos que tener el virus?

No. Habitualmente van asociados. Hay pacientes que tienen anticuerpos y que no desarrollan el virus. Algunos pacientes pueden curarse espontáneamente.

¿Qué diferencia hay entre los distintos genotipos del VHC?

Básicamente la diferencia está en el virus. El virus es muy variable, y su material genético es distinto en el genotipo 2 y en el genotipo 3. A efectos prácticos, es que la respuesta a los antivirales no sea la misma en ambos genotipos. Es más fácil de curar un paciente con genotipo 2 que un paciente con genotipo 3.

¿Qué sintomatología puede alertar de que el paciente tiene Hepatitis C?

Muchas veces, la Hepatitis C no se manifiesta con ningún síntoma. Aunque en algunos casos los pacientes pueden aquejarse de cansancio, dolor de barriga, falta de concentración. Pero en la mayoría de las veces se detecta por un análisis de sangre.

¿En qué momento se suele diagnosticar?

La Hepatitis C cada vez se diagnostica antes. Anteriormente, el paciente ya venía con una cirrosis hepática y en los últimos años, como la gente se hace más análisis, se diagnostica con anterioridad. No obstante, como no da síntomas, puede haber gente que lleve años con la infección y no se haya dado cuenta.

¿Cuál es la incidencia del virus en España y en el mundo?

La incidencia de Hepatitis C España es de un 2%. En el mundo es variable. Hay países como en el norte de África que puede ser muy frecuente. Egipto, por ejemplo, puede tener incluso un 15% de prevalencia. Y en países del norte de Europa menos de un 0,5%. Se calcula que hay unos 150 millones de infectados por el virus de la Hepatitis C en todo el mundo.

Prevalencia de Hepatitis C en el mundo - Organización Nacional de Afectados por Hepatitis
Prevalencia de Hepatitis C en el mundo

¿A qué edad es más frecuente la detección?

La gente mayor tiene más prevalencia de Hepatitis C, porque los productos de sangre (agujas, etc) antes de los 90 no se controlaban porque el virus no se había detectado. En la gente joven se diagnostica antes, porque hoy en día es más común realizarse analíticas de sangre.

¿Es más común en varones o en mujeres?

Prácticamente igual. Quizás un poco más en varones, dependiendo de la zona geográfica.

¿A qué pruebas diagnósticas debe someterse el paciente?

Simplemente una analítica de sangre. Una vez que se diagnostica el material genético, lo que se hace es ver cómo afecta este virus al hígado, si existe una enfermedad avanzada o no. Antes esto se hacía por biopsia hepática y hoy en día ya contamos con técnicas no invasivas que permiten ver qué tipo de daño tiene el hígado. En poblaciones de riesgo se recomienda que se hagan una analítica anualmente.

Una vez diagnosticada la Hepatitis C, ¿a qué tratamiento debe someterse el paciente?

Los pacientes que tienen enfermedad leve, con que se hagan un control anual es suficiente. Si los pacientes tienen una enfermedad más avanzada deberán realizar un tratamiento para erradicar la infección. Hoy en día, el tratamiento de la Hepatitis C es eficaz. En pacientes con una cirrosis hepática se deberán someter a controles cada seis meses, ecografía y análisis.

¿Cuáles son los principales efectos secundarios del tratamiento?

Los tratamientos antiguos tenían efectos sobre las células sanguíneas, bajada de defensas, bajada de plaquetas, efectos neuro-psiquiátricos: ansiedad, depresión, irritabilidad, etc. Otros efectos importantes podían afectar al tiroides, sobre todo en las mujeres. También podían provocar anemia, molestias gástricas, etc. De todos modos los nuevos tratamientos antivirales tienen muy pocos efectos secundarios.

¿Qué duración tiene el tratamiento?

El tratamiento no es de por vida. Hasta hace poco duraba entre 24 y 48 semanas. Los pacientes o se curan o no se curan. En pacientes que no responden a tratamiento puede ser más breve porque se advierte pronto: si en cuatro u ocho semanas no presentan una buena respuesta, se puede parar porque no se van a curar. Además ya empezamos a ver tratamientos mucho más eficaces, más cortos y más simples (de pocas pastillas al día): en algunos casos 12 semanas son suficiente.

¿Qué ocurre si el paciente no responde al tratamiento o no se trata?

Cirrosis por hepatitis C - Organización Nacional de Afectados por HepatitisLa Hepatitis C, por lo general, tiene una progresión muy lenta. Se calcula que sobre un 20% de los pacientes van a desarrollar cirrosis en un plazo de 20 años desde el momento de la infección. Es evidente que habrá gente que se morirá con una infección leve que no le provoque nada, y habrá gente que tendrá una progresión más rápida y desarrollarán una cirrosis en menos años. De ahí la importancia de los controles anuales.

Los pacientes que se curan, ¿pueden volver a recaer?

Si no se expone al virus otra vez, no. Un paciente curado de Hepatitis C está curado al 100%. Además, la curación, especialmente en pacientes con la enfermedad avanzada, se asocia a una mejoría del hígado. En casos de cirrosis hay una regresión, y esta cirrosis puede llegar a desaparecer.

¿De qué factores depende que la respuesta al tratamiento sea buena?

Depende de varios factores, por ejemplo del genotipo de virus. También depende del grado de cirrosis: los pacientes con cirrosis responden menos que los pacientes con menos cirrosis. La gente obesa o con grasa en el hígado se cura menos que la gente que no presente estos factores. Los pacientes diabéticos se curan menos que los no diabéticos.

¿Podemos garantizar que a corto plazo el virus de la Hepatitis C será totalmente controlable?

Yo diría que sí. En el plazo de cinco o diez años, casi todas las Hepatitis C serán curables con poco fármacos, más seguros que los actuales y con mucha mejor tolerancia para el paciente.

¿Vacunarse de la Hepatitis A y de la Hepatitis B, previene de la Hepatitis C?

No. No tiene nada que ver, puesto que son entidades diferentes, causadas por diferentes virus y la vacunación no garantiza ni mucho menos que no se pueda padecer una Hepatitis C.

¿Es la Hepatitis C la primera causa de trasplante de hígado?

Sí. La Hepatitis C es la primera causa de trasplante hepático en España, ya que la cirrosis y el cáncer de hígado están causados mayoritariamente por esta infección.

En estos pacientes, ¿es posible controlar el virus?

Los pacientes que se trasplantan con el virus detectado en la sangre van recaer todos. Y en una tercera parte de estos pacientes la infección va mucho más rápido y puede llegar a provocar una cirrosis en tan solo tres o cuatro años, porque se administran inmunosupresores para evitar el rechazo del órgano (medicamentos que reducen la eficacia del sistema inmunitario). Por tanto, en el trasplante hepático el problema número uno hoy en día es la Hepatitis C.

¿Tienen mayor probabilidad de rechazar el órgano?

No. El índice de rechazo es bastante similar en pacientes con Hepatitis C que en otros pacientes trasplantados por cirrosis alcohólica, o por otras causas.

¿Tienen mayor probabilidad de desarrollar otras patologías, o cáncer de hígado?

En pacientes trasplantados no es frecuente que les dé tiempo a desarrollar cáncer de hígado. Sí se puede producir en algunos casos cirrosis, pero no es lo frecuente. Hay que tener en cuenta que, por lo general, los pacientes se trasplantan a edades un poco avanzadas, porque para que se tenga una cirrosis y se haya descompensado, es raro que se produzca antes de los 55 años, no es imposible, pero sí es raro.

En pacientes sometidos a hemodiálisis, ¿es común esta infección?

Cada vez lo es menos. Hace una década era bastante común, pero la incidencia ha ido bajando con los años. Sí que es cierto que aún hay un porcentaje significativo de pacientes en hemodiálisis o trasplantados de riñón que tienen Hepatitis C.

En la convivencia diaria con una persona con Hepatitis C, ¿se debe tener algna precaución?

Únicamente no compartir útiles que puedan tener sangre como, por ejemplo, maquinillas de afeitar o cepillos de dientes.

Y en lo referente a tatuajes y pircings, ¿qué medidas de precaución se deben seguir?

Acudir a centros que utilicen material desechable y que reúnan las condiciones higiénicas necesarias que debe reunir cualquier centro que emplee material punzante que rompa la barrera cutánea.

 ¿Y en lo referente a acupuntura?

Acudir a centros reconocidos por las autoridades sanitarias que utilicen agujas desechables.

En relación a prácticas sexuales, ¿cuáles son las que se consideran de riesgo para la transmisión de la Hepatitis C?

La promiscuidad sexual y, sobre todo, mantener relaciones sexuales anales sin protección son factores que incrementan el riesgo de Hepatitis C. No es un virus que se transmita mucho por vía sexual, pero la promiscuidad sexual, sexo anal, sexo con lesiones en la mucosa con personas que tengan enfermedades venéreas, puede favorecer la transmisión. Los trabajadores del sexo y la población homosexual si no se protegen, pueden pdecer la infección con más facilidad.

¿Una persona que padezca alguna enfermedad de transmisión sexual, es más vulnerable a la infección por Hepatitis C?

Sin duda, porque tiene lesiones en las mucosas y puede tanto transmitir como ser receptora de la Hepatitis C.

¿Compartir juguetes sexuales puede favorecer la transmisión?

No si no hay lesiones en las mucosas. La transmisión es por vía sanguínea, si hay lesiones en órganos genitales que favorezcan que se puedan producir pequeñas heridas con sangre, hay riesgo de infección.

¿En qué medida es común la infección en pacientes drogodependientes?

Transmisión de hepatitis C - Organización Nacional de Afectados por HepatitisLa drogadicción es una vía de infección muy frecuente. De hecho, el 90% de pacientes drogodependientes adquieren la infección el primer año de drogadicción. Además, en pacientes que adquirieron la infección del VIH por drogadicción es mucho más frecuente la infección por Hepatitis C.

¿Es común la transmisión de la Hepatitis C de madres a hijos?

Es poco común, menos de un 5%, con excepción de madres portadoras del VIH en las que es un poco superior, pero la transmisión materno-fetal es baja, no es un hecho que deba producir ansiedad en las madres.

Cuando a un paciente se le comunica que tiene Hepatitis C, ¿cuáles son las principales dudas y preocupaciones que le traslada al especialista?

El miedo fundamental es desarrollar una cirrosis o un cáncer de hígado. También les produce mucha ansiedad la transmisión a la familia, hijos, esposa, etc.

¿Cómo afecta la Hepatitis C a la calidad de vida de los pacientes?

Es variable. Algunos pacientes les produce déficit de concentración, cansancio, molestias en el abdomen y deterioro de la calidad de vida. Hay gente que le produce mucha ansiedad tener un virus. Otros pacientes no presentan ningún tipo de síntomas y, por lo tanto, hacen una vida totalmente normal.

Un paciente con hepatitis C, ¿puede hacer una vida normal?

Completamente normal.

 

Agradecimientos
Dr. Xavier Forns -Jefe de la Unidad de Hepatología- Hospital Clinic de Barcelona-
“Un paciente curado de Hepatitis C está curado al 100%”
Última revisión: 7 de Julio de 2016